CASA TALLER, Las Moyas. Autogestión soñada

El día Lunes por la mañana temprano, arrancamos viaje hacia la primera visita de un espacio educativo no escolar, llamado Casa Taller, en Las Moyas.

DSCN0509 DSCN0506
Camino cuesta arriba, en compañía de Erwin Fabian, Laura y Julian, Ana Dragow y Pedro Garcia Olivo, íbamos conversando mientras observamos el cambio de realidades tras las ventanillas, en la medida que nos acercábamos al lugar, las calles se volvían de tierra, las casas de construcción más precaria, mas verde, menos autos, mas grafitis, menos comercios, mas perros sueltos, mas niñxs en las calles.
Finalmente el transporte se detuvo y de ahí caminamos hacia el lugar. Se distinguía por sus dibujos coloridos, al entrar las sonrisas de todos fue el algo notable. Invadía una sensación de amor, de calidez, de esfuerzo y felicidad compartida. Recorrimos el lugar visualmente, mientras algunos chicos y chicas nos iban contando su participación en el lugar.
En cuanto al espacio en que funciona, fue construido de a poco, y en “minga”, es decir mediante jornadas de trabajo colaborativo, donde la comunidad, adultos y jóvenes ayudaban a construir literalmente el espacio común. El material todo fue reutilizado o conseguido mediante cooperación y solidaridad de lxs vecinxs, hoy en día permanece en obra y hasta hacen los materiales de construcción. En su interior hay colores, mosaicos, y mucho brillo. Existen diferentes habitaciones, talleres, espacios amplios para hacer diversas actividades, una biblioteca, una sala de música.
Fue sorprendente ver una gran mesa servida con verduras, hierbas aromáticas, y panela en barra. Nos invitaron a sentarnos y nos ofrecieron “tinto” (café con panela) y “agüita de amor” (panela y hierbas locales). De repente éramos muchas personas, de diferentes vivencias y edades, sentados pelando papas y conversando sobre educación.
Nos contaron, que el lugar existe desde hace unos 10 años, estaban presentes sujetos que habían estado ahí desde sus inicios, cuando era una pequeña sala. Así Nicolassa, quien junto a su compañero crearon el espacio, el cocinero, algunos otros vecinos y jóvenes de agrupaciones artísticas y culturales que colaboraban. Algunas chicas, nos contaron la importancia y la contención que en ese lugar encontraban, que lo querían como si fuera su propia casa, y por ello lo cuidaban y compartían.
En Casa Taller se conversa de par a par, todxs con todxs, el dialogo fluía automoderado por cada miembro, la palabra circulaba sin trabas, entre hortalizas y guacamole, pasando la “chicha”. Nicolassa, comenta que esto se trata de un espacio No institucional, en donde participan chicos y chicas de diferentes edades, sin jerarquías, sin relaciones de poder, donde nadie cobra ni paga por aprender. El espacio se autogestiona mediante pequeñas producciones artesanales, y con una gran cuota de ayuda mutua. Están contentos en sus prácticas autónomas, como en sus procesos comunitarios y de trabajo con el territorio y el barrio, aspiran a seguir manteniendo tales libertades, y no buscan ningún aval o reconocimiento por parte del estado. Fiel a estos principios rechazan toda forma de financiamiento externo, subsidios o colaboraciones mercantiles de origen público o privado.

Nicolassa, no intervino mucho, pero cuando lo hizo se ganó mi total admiración y respeto. Primero pidió a las visitas de la secretaria que se quitaran sus chalecos, por que en ese lugar no habían «camisetas ni banderas institucionales-políticas». La segunda fue para contarnos que no comeríamos la comida dada por la organización, si no algo casero y hecho por ellxs!. La mejor noticia!!, (la comida de la SEA era literalmente basura envuelta en basura plástica y de cartón, eso requiere un texto aparte: «la poca alternatividad de la o organización»). Asi que ese dia, con el mejor cocinero, degustamos pasteles de verdura y de carne,  «ajiaco» vegetariano y con pollo, arroz con guacamole. La mejor comida colombiana hasta el momento!

Respecto a las actividades que allí se efectúan, se lleva a cabo un tipo de educación productiva artesanal o escolares, se enseñan y aprenden oficios como carpintería, cerámica y tejido. También se cultiva y se cocina, se hacen cremas y aceites mediciales y en el hacer se aprende con otrxs. En este lugar, el aprendizaje es vivencial, es libre, autodirigdo, no directivo, sin profesores, ni certificaciones, realmente colectivo, sin fragmentaciones de tiempos, espacios o contenidos. DSCN0579     DSCN0506 DSCN0491

Fasciandxs estábamos todxs, con tal ejemplo de alternativa posible, automarginados del modelo hegemónico de educación.
Sali de allí, con la idea fortalecida, que otra forma de crecer y de vivir es posible!. Ahí estaba ante mis sentidos, la misma utopía de aprendizaje colectivo que tanto veía craneando. Contenta de conocer estos grupos humanos, y convencida que desde estas acciones puntuales, horizontales, micropoliticas, es de donde se practica el verdadero cambio de paradigma educativo
DSCN0558    DSCN0564

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s