PEDAGOGIA Y REGULACION SOCIAL.

Vigencia de Auschwitz – Julio Cesar Carrión

DSCN1534

La escuela surge como una institución establecida con el proposto de socializar y regularizar a los individuos, según los patrones de comportamiento fijados por los grupos que ejercen la hegemonía cultural e intelectual en una sociedad determinada. Comportamientos ligados a las exigencias de los procesos productivos y que buscan la homogeneización y la uniformidad de los sujetos. Es imposible una teoría de la explotación económica, sin una comprensible teoría de la producción de sujetos sometidos, sin esa anatomía de las estrategias del poder, lo que Foucaullt llama “la microfísica del poder”.

En este libro, Julio Cesar nos comparte la idea, que “el holocausto nazi”, esa barbarie que nos horroriza, el genocidio europeo mas significativo, no fue abrupta irrupción del “mal” sino la consecuencia lógica de un tipo de formación de seres humanos, formados bajo los dictámenes de la pedagogía del rigor, del encierro, de la severidad y el autodesprecio, es decir de esa formación para la obediencia y la subalteridad, característica de occidente. Asi afirma: “Auschwitz no fue una desviación del curso de la historia, no fue una momentánea inconsistencia en la teoría del progreso, no fue una aberración: fue el resultado del desarrollo del capitalismo y de sus tecnologías de poder.”

La sociedad de hoy vive despojada de toda autonomía y de las posibilidades de entender las consecuencias éticas de sus actos en la ida cotidiana. Hay una total deshumanización, el capitalismo tardia a sustituido los individuos por masas anónimas dóciles,  que viven vidas mediocres, en completa obediencia a las autoridades, en una especie de “servidumbre voluntaria”.

Se hace necesario evadirse del encierro, de estos campos de concentración modernos (Religiosos, laborales, recreativos, educativos) rescatar la autonomía, la comunidad, y replantearnos la forma de resistir. Citando a Reyes Mate, nos escribe: “A la pedagogía de la exclusión y de los campos de concentración habrá que responder, no solamente con la Pedagogia del oprimido, queconvoque a la “concientización”, como exigiera Freire; sino con una pedagogía de la autonomía, de la indignación, y de la resistencia. Construir una cultura y una pedagogía de la memoria…”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s